La historia de la tienda de campaña

Yo quiero agradecer a todos mis lectores por estar en este sitio web. La verdad que quise compartir esta página porque como decía mi abuelo: lo bueno, crece.

Es por esto que dedico este blog a mi abuelo, una persona que con sus historias no sólo me hizo crecer como persona, sino también un gran cuentacuentos.

Las personas antes se reunían alrededor de las fogatas para compartir sus historias que generalmente están plagadas de conocimientos y lecciones.

Hoy la mejor forma de compartir estas historias ya no es a través de la palabra, sino de los textos que se pueden tener difundir de forma “viral” gracias al internet.

Así que como les dije, mi abuelo me enseñó una cosa, que lo bueno crece y en este blog estoy a punto de hacer crecer su legado. Gracias abuelo por tantos conocimientos y tantas historias. Esto va en tu honor.

abuelo-larea