Jugando mi ultima carta para salvar mi relación.

hotel

Últimamente he estado muy pensativo debido a problemas que tengo con mi pareja, todo se vuelve muy difícil cuando caes en la rutina y no sabes que hacer para salir de ella, hemos intentado hacer cosas diferentes pero siento que volvemos al mismo lugar, y gracias a eso siento y que toldo es muy monótono, los gritos, los enfados por cosas tontas y los problemas que cada quien lleva en su trabajo y escuela. Todo eso poco a poco  ha ido desgastando nuestro afecto y no siento que este funcionando del toldo nuestra relación.  Todo esto se lo platique a un buen amigo mío al cual yo le tengo mucha confianza. Entre la plática salió el tema sexual, claro debo aceptar que nuestra llama en cuanto el sexo se ha apagado un poco.

Mi amigo me recomendó buscar hoteles en santa fe México, y elegir uno donde podamos relajarnos y olvidarnos de todo el mundo dedicarnos tiempo para nosotros y así darnos cuenta si en verdad valía la pena seguir intentando hacer que nuestra relación funcione. Esta era mi última carta para saber si en verdad quería estar con mi pareja el resto de mi vida. Así que comencé a buscar un buen hotel que tuviera una excelente vista y saliéramos de lo convencional de los hoteles que están cerca de nuestro hogar. Encontré la pagina de Comfort Inn santa fe, en donde estuve checando las instalaciones y los servicios con los que contaba , me llamo mucho la atención su vista que te brinda y todos los servicios . Además nos quedaba mucho más cerca la marquesa para poder salir de paseo y poder pasar un rato muy agradable pareja. A hora solo tenía que prevenirme de todo lo que íbamos a ocupar, porque todo seria sorpresa, y citaría a mi pareja en un lugar muy cercano   para pasar por ella y llevarla con los ojos vendados hasta el hotel, ordenar a Enviodivino muchos arreglos florales y que los lleven hasta la habitación del hotel. Yo francamente daré todo de mi para que esta vez salga súper bien la sorpresa, ahora solo dependerá de mi pareja si rescatamos esto y de una vez nos dejamos.