Mi tío Evaristo y su leyenda viva

el tio evaristo

En esta ocasión quiero hablarles sobre una historia triste triste, la muerte de una de las personas más importantes para mi y mi familia. Se trataba de mi tío Evaristo; el tío Evaristo era la persona más alegre que jamás pudieran conocer, era feliz ya que siempre estaba sonriendo y contando chistes a todo el mundo. La gente lo veía y no daba crédito a su exceso de confianza o su falta de pena para entablar conversaciones con las personas que se subían al elevador con él. Jamás había un silencio incómodo con él ya que parecía que jamás permitía que la gente se sintiera incómoda con él.

Mi tío vivía en León, Guanajuato y era dueño de una pequeña empresa de artículos promocionales que iba en aumento, había trabajado durante varios años para empresas grandes y para el gobierno de Guanajuato.

Durante su vida hizo grandes cosas como criar a cuatro hijos y una hija, así como adoptar dos niños de la calle y criarlos como suyos. Además de esto solía ayudar a cualqueir persona que le pidiera su ayuda e incluso si no lo hacían.

Mi tío le decía salud a las personas que no conocía y era de aquellos que daban su lugar en un camión aunque hubiera caminado por cinco horas si es que veía a una mujer anciana que necesitaba el lugar.

Mi tío sin embargo nos dejó de la manera más trágica para su familia que pudo haber existido. El tío Evaristo pesaba al menos 120 kg. No estoy seguro de cuánto en realidad, solo sé que estaba bastante pasado de peso y aún así se movía en las fiestas como nadie más que hayas visto, jamás hubieras pensado que tenía sus 56 años y padecía del corazón.

Lo triste fue que durante la boda de su hija, mi prima, mi tío se levantó a bailar como siempre lo hacía hasta que de repente, dos horas después de que la fiesta comenzara, mi tío se sujetó el pecho y cayó al piso. La ambulancia no tardó en llegar, para cuando arribó al hospital ya era muy tarde, había dejado a su familia, su hija recién casada y su negocio promocionalesimpresos.com detrás y ahora era parte del cielo y se rodeaba de ángeles a los cuales hará reír y con quienes bailará por el resto de la eternidad.

Hasta luego tío Evaristo, siempre vivirás en nuestros recuerdos.