Focus en lo que importa

focus en lo que importa

Hoy les voy a contar una de esas historias que a todos gusta, una historia sobre una persona que comenzó con muy poco y terminó con mucho, su nombre es Santiago y es un gran amigo mío y una excelente persona, que de hecho, me cae mejor por ser una gran persona que por el hecho de que tengo el gusto de conocerlo.

Él no es mexicano, sino que viene de Colombia y llegó a nuestro país con una sola habilidad y mucha ilusión, su ilusión era poner una agencia de seo en México y no solo una empresa, sino la mejor empresa que el país haya conocido.

Ahora, para todos aquellos que no saben qué significa SEO, no es tan complicado, es simplemente el poner a una empresa en los primeros resultados de Google, el buscador donde todos se meten a buscar. Me ha contado Santiago que es complicado, es como la persona que en los viejos westerns llegaba a un pueblo y les vendía la idea que haría llover para que el calor no arrasara sus cultivos y su ganado.

De vuelta a la historia de mi amigo.

Santiago llegó a México y de inmediato se sintió acogido, rentó una habitación con una familia que lentamente lo fue aceptando más que como inquilino, como un miembro más de su familia. Literalmente llegó con un pasaporte en sus bolsillos, una computadora y no más de $1,000 en su cartera.

Eso fue todo lo que tenía hace un año, hoy ya tiene una oficina en Reforma, cuatro empleados, un coche pequeño pero nuevo a su nombre y sin embargo se mantiene viviendo dentro de la misma casa que le dio acogida cuando llegó, no porque no le alcance para rentar su propio espacio, sino porque las personas con las que vive le hicieron sentir tan bien y lo apoyaron y dieron aliento cuando estaba apunto de rendirse, cuando sentía que no podría y cuando pensaba que no valía la pena lo que estaba intentando hacer, por ellos fue que logró colocar su empresa y decidió llamarla Focus Digital, porque le gusta hacer énfasis en hacer Focus en todas las cosas que valen la pena. Focus en lo que importa. Focus en la familia y el tacto humano.

Es una historia bien bonita la de Santiago que me deja pensando muchas cosas sobre mi misma vida. Sobre lo que importa en realidad, no siendo el frívolo dinero o amasar dinero sólo por almacenarlo o decir que lo tienes. Sino tocar a la gente y hacerla sentir importante y querida en el camino de la vida, eso es lo que es realmente importante para mi y para él.