Perdido en la ciudad

perdido-en-la-ciudad

Aquí una historia de terror para todos.

Si no manejan, tal vez nunca habrán escuchado de lo horrible que puede ser tener que encontrar refacciones para bmw, pero nunca han escuchado una historia tan espantosa como esta, y ahí les va:

El otro día me encontraba manejando por una avenida que a la vista era de muy poca monta, es decir que seguramente uno se bajaba y se podría haber topado con varias personas dispuestas a quitarle el celular y la cartera. Para empeorarlo todo, iba manejando un BMW, prestado, no crean que era mío, a mi la verdad es que me gusta más un buen Ferrari, pero tampoco tengo el dinero para uno.

En eso, escucho que algo o alguien golpea mi coche, sin embargo he escuchado que es una de esas formas en las que roban y asaltan a las personas. Las obligan a detenerse, abrir la puerta y cuando bajan a ver qué pasó, les quitan el coche y todo lo que traen encima, por lo que lo único que hice fue asomarme hacia ambos lados, cerrar las puertas con el seguro automático y arrancarme; total, si le había pegado a algo, ya se encontraba en el piso y no hizo ruido alguno que le hubiera dolido, así que rápidamente descarté esa opción.

Avancé por cuatro o cinco cuadras hasta que el coche dejó de funcionar. Lentamente se fue deteniendo, las luces dejaron de prender, el acelerador dejó de hacer que el motor rugiera y mis esperanzas de salir de ahí seguro se desvanecieron rápidamente.

Pasaron algunos minutos en los que intenté darle marcha al coche de nuevo pero sin obtener ningún éxito. Intenté llamar a la American Express que guardo en mi cartera pero me decía que mi saldo se había terminado. Honestamente no tenía ganas de arriesgarme y perder el coche prestado.

Afortunadamente me acordé que todavía tenía un par de megas disponibles en el celular para poder llamar a refaccionesparabmw.com, y eso hice. Me mandaron una grúa que llegó en el momento correcto, cuando la noche estaba cayendo y la gente se reunía alrededor de mi auto con ojos de codicia e ingenio. Lo más peligroso del mundo. Pero ya pasó y estoy bien.