¿Sueños frustrados?

Hoy les contaré una historia muy personal. Yo, pese a lo que muchas personas pueden pensar, no soy de la Ciudad de México, sino que vengo del Estado de México, mis papás son de aquí, pero en ese entonces vivían en un pequeño pueblo cerca de Toluca llamado Metepec.

Tan cierto como que el día tiene luz, yo crecí pensando que me convertiría en un gran veterinario. Algo muy interesante realmente, aunque algo fuera de mi realidad actual. Pues bueno, poco sabía yo que en realidad mi destino me depararía algo muy distinto.

Tan empeñado estaba yo en ese tiempo de convertirme en veterinario que me inscribí al examen de admisión, busqué y me inscribí a un curso de preparación UAEM que es la escuela donde iba a estudiar, en teoría o al menos ese era mi plan.

Estudié como nunca, busqué becas para poder irme a otro país y estudiar de forma frenética, envié mis papeles al CONACYT para que me pagaran y lo peor de todo es que lo conseguí. Conseguí entrar a la escuela que quería, conseguí la beca que necesitaba, conseguí la carrera que quería, pero el destino es cruel.

El destino me tenía algo muy distinto preparado.

La vida no quiso que fuera veterinario ni por error, por el contrario. Cuando mi abuelo se enfermó de una forma muy preocupante, tuvimos que volver mi mamá y yo al DF, donde estuvimos durante varias semanas esperando fuera de la sala de urgencias sin saber si viviría o no, sin saber si lo darían de alta o si tendríamos que organizar su funeral.

Al final el destino quiso que mi abuelo viviera, pero para eso pasaron tres semanas de no saber qué pasaría con él, así que fueron tres semanas que no atendí a la escuela y para entonces, ya había perdido mi oportunidad para estudiar lo que tanto había querido.

¿Si me arrepiento o culpo a mi mamá por no permitirme ser lo que en ese momento quería? Claro que no. Me siento muy feliz de ser lo que hoy soy y hacer lo que hoy hago. De hecho soy tan feliz que muy pronto iniciaré mi maestría en emprendimiento en el institutomexicanodelemprendedor.com y me siento extremandamente feliz de ser quien soy.

Muchas gracias mamá por hacerme una mejor persona y permitirme crecer en el lugar donde crecí.

 

Focus en lo que importa

Hoy les voy a contar una de esas historias que a todos gusta, una historia sobre una persona que comenzó con muy poco y terminó con mucho, su nombre es Santiago y es un gran amigo mío y una excelente persona, que de hecho, me cae mejor por ser una gran persona que por el hecho de que tengo el gusto de conocerlo.

Él no es mexicano, sino que viene de Colombia y llegó a nuestro país con una sola habilidad y mucha ilusión, su ilusión era poner una empresa de posicionamiento seo en México y no solo una empresa, sino la mejor empresa que el país haya conocido.

Ahora, para todos aquellos que no saben qué significa SEO, no es tan complicado, es simplemente el poner a una empresa en los primeros resultados de Google, el buscador donde todos se meten a buscar. Me ha contado Santiago que es complicado, es como la persona que en los viejos westerns llegaba a un pueblo y les vendía la idea que haría llover para que el calor no arrasara sus cultivos y su ganado.

De vuelta a la historia de mi amigo.

Santiago llegó a México y de inmediato se sintió acogido, rentó una habitación con una familia que lentamente lo fue aceptando más que como inquilino, como un miembro más de su familia. Literalmente llegó con un pasaporte en sus bolsillos, una computadora y no más de $1,000 en su cartera.

Eso fue todo lo que tenía hace un año, hoy ya tiene una oficina en Reforma, cuatro empleados, un coche pequeño pero nuevo a su nombre y sin embargo se mantiene viviendo dentro de la misma casa que le dio acogida cuando llegó, no porque no le alcance para rentar su propio espacio, sino porque las personas con las que vive le hicieron sentir tan bien y lo apoyaron y dieron aliento cuando estaba apunto de rendirse, cuando sentía que no podría y cuando pensaba que no valía la pena lo que estaba intentando hacer, por ellos fue que logró colocar su empresa y decidió llamarla Focusbar.ru, porque le gusta hacer énfasis en hacer Focus en todas las cosas que valen la pena. Focus en lo que importa. Focus en la familia y el tacto humano.

Es una historia bien bonita la de Santiago que me deja pensando muchas cosas sobre mi misma vida. Sobre lo que importa en realidad, no siendo el frívolo dinero o amasar dinero sólo por almacenarlo o decir que lo tienes. Sino tocar a la gente y hacerla sentir importante y querida en el camino de la vida, eso es lo que es realmente importante para mi y para él.

La historia de mi padre

Hoy les voy a contar una gran historia. La historia de cómo mi papá estuvo en su mejor situación económica, después lo perdió todo para volverlo a ganar.

Deben saber que mi papá jamás terminó la preparatoria sino hasta después que yo nací, por lo que no sabía ni el uso de los servicios contables de cualquier despacho de contadores ni sobre sus finanzas, así que para él era muy fácil pensar que sus ingresos serían inagotables. Tristemente no fue así.

Todo el mundo debe saber que para tener un negocio exitoso se debe de tener un poco de visión sobre tus finanzas. No debes ser Marcus Limonis (protagonista del programa El Socio que antes de invertir en un negocio revisa sus ingresos detalladamente), para darte cuenta que no puedes gastar más de lo que ganas, sino que tienes que tener un balance entre tus ingresos y egresos para obtener mayores dividendos a mediano y largo plazo.

Pues mi papá jamás pensó en eso. Pensó que trabajando más duro podría obtener más ingresos, por lo que comenzó su negocio de distribución de dulces en toda la república, lo que lo hacía viajar por todos lados, a todas horas y por un tiempo eso estuvo bien. Mientras más viajaba, más trabajaba y más vendía.

El problema llegó cuando sus viajes le requerían más dinero del que generaba. Pensaba que cada peso que obtenía podía utilizarlo en su persona como gasto de trabajo, lo que no estaría mal si no tuviera que volver a reabastecerse de dulces para seguir vendiendo. Él pensó que como trabajaba duro se merecía cada vez mejores cosas, por lo que compró un coche más lujoso y caro, se quedaba en mejores hoteles y tenía un gusto por comidas más caras.

De esa forma fue que rápidamente mi papá fue perdiendo sus ingresos y comenzó a endeudarse cada día más sin darse cuenta. Ese es el verdadero problema de los créditos, tanto en los coches como en las tarjetas, si no tienes planeado saldarlos en un tiempo establecido, mejor no los obtengas.

Pero no se preocupen, ahí no acaba la historia. Conociendo el mercado y viendo que tenía el agua hasta el cuello, además de conocer a los más importantes importadores y productores de dulces, mi papá al fin consiguió abrir su propio establecimiento donde ya no tiene que viajar y los gastos variables son mucho más controlados gracias a su despacho de contadores que contrató en  www.estrategiacontable.com.mx y gracias a ellos, mi papá jamás volverá a hacerse el loco con sus gastos.

Perdido en la ciudad

Aquí una historia de terror para todos.

Si no manejan, tal vez nunca habrán escuchado de lo horrible que puede ser tener que encontrar refacciones para bmw, pero nunca han escuchado una historia tan espantosa como esta, y ahí les va:

El otro día me encontraba manejando por una avenida que a la vista era de muy poca monta, es decir que seguramente uno se bajaba y se podría haber topado con varias personas dispuestas a quitarle el celular y la cartera. Para empeorarlo todo, iba manejando un BMW, prestado, no crean que era mío, a mi la verdad es que me gusta más un buen Ferrari, pero tampoco tengo el dinero para uno.

En eso, escucho que algo o alguien golpea mi coche, sin embargo he escuchado que es una de esas formas en las que roban y asaltan a las personas. Las obligan a detenerse, abrir la puerta y cuando bajan a ver qué pasó, les quitan el coche y todo lo que traen encima, por lo que lo único que hice fue asomarme hacia ambos lados, cerrar las puertas con el seguro automático y arrancarme; total, si le había pegado a algo, ya se encontraba en el piso y no hizo ruido alguno que le hubiera dolido, así que rápidamente descarté esa opción.

Avancé por cuatro o cinco cuadras hasta que el coche dejó de funcionar. Lentamente se fue deteniendo, las luces dejaron de prender, el acelerador dejó de hacer que el motor rugiera y mis esperanzas de salir de ahí seguro se desvanecieron rápidamente.

Pasaron algunos minutos en los que intenté darle marcha al coche de nuevo pero sin obtener ningún éxito. Intenté llamar a la American Express que guardo en mi cartera pero me decía que mi saldo se había terminado. Honestamente no tenía ganas de arriesgarme y perder el coche prestado.

Afortunadamente me acordé que todavía tenía un par de megas disponibles en el celular para poder llamar a refaccionesparabmw.com, y eso hice. Me mandaron una grúa que llegó en el momento correcto, cuando la noche estaba cayendo y la gente se reunía alrededor de mi auto con ojos de codicia e ingenio. Lo más peligroso del mundo. Pero ya pasó y estoy bien.

¿Así que encontraste mi blog?

Seguro que te estarás preguntando qué encontrarás aquí.

Pues es muy sencillo, las historias que me enseñó mi abuelo, los cuentos y leyendas del día a día y también alguna que otra historia que me pasó que me parece interesante contar.

No es que sea un gran literato, por mi forma de escribir lineas cortas con poco texto te podrás dar cuenta que tampoco tengo unas ideas muy extensas, pero te aseguro que contenido no me falta para llenar esta y otras páginas.

Gracias a mi abuelo y a su hijo (mi papá) es que estoy lleno de historias que contar, pero lamentablemente, por mi falta de tiempo, no había encontrado la forma de sacar todo lo que hay en mi interior… hasta hoy.

Así que relájense, siéntense cómodamente en sus asientos y prepárense a recibir un divertido paseo por el callejón de las memorias y las historias fantástica/coloquiales que tengo por contar.

Así que sin más, ¡ahí les voy!

me encontraste